Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Principado de Seborga Hell Yeah
Sáb Feb 19, 2011 9:29 pm por Principado de Seborga

» Solicitud de personaje Sealand
Miér Ene 26, 2011 2:36 am por Panda Alfa

» Ligera asusencia
Mar Ene 25, 2011 5:30 pm por Italia Romano

» ★ Reglas Generales del foro.
Jue Ene 13, 2011 10:52 pm por Panda Alfa

» ★ Reglas del foro.
Jue Ene 13, 2011 10:50 pm por Panda Alfa

» Ficha Hong Kong
Jue Ene 13, 2011 4:50 am por Panda Alfa

» Petición Malvinas/Falkland
Jue Ene 13, 2011 3:22 am por China

» Uz redzēšanos (O "Adiós" en letón)
Jue Dic 16, 2010 7:55 pm por USA!!!

» De cómo el mundo le persuadió a estudiar... CHINO.
Mar Nov 23, 2010 4:18 pm por Letonia

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Compañeros
Crear foro

De cómo el mundo le persuadió a estudiar... CHINO.

Ir abajo

De cómo el mundo le persuadió a estudiar... CHINO.

Mensaje por Letonia el Jue Sep 30, 2010 4:46 pm

Muy bien. Así que Lituania sabía Artes Marciales. ¿Y qué? Oh, bueno, sí, Rusia tenía buenas relaciones con China (o decía tenerlas, en su defecto). Bueno sí, felicidades. ¿Y QUÉ? Podría haber vivido con esos dos muy pesados argumentos, hasta que llegó el tercero: China iba para potencia mundial. Y alá, gente de todos los países estaban vueltos locos aprendiendo chino, los profesores y maestros de Yao no debían de darse abasto. Y claro, con tres pesados argumento, su pequeño castillo de naipes colapsó y al final su jefe le mandó a aprender Chino.

¿Ir con Yao? No, nunca, no se atrevía. Sabía en qué terminaría aquello: Se pondrían nerviosos mutuamente y terminarían estresados como animales que van al veterinario. Al principio su excusa le puso muy feliz, ya que era un asco con los idiomas y lo último que describía su estado anímico en cuanto a la sugerencia era "motivación". Más bien se acercaba a la flojera. Pero no contaba con que Yao tenía hermanos por toda Asia, y al final, terminaron por escogerle un tutor de más o menos de su edad con quien en su vida había platicado, pero ambos tenían el inglés así que "no habría problema". Ajá.

Raivis suspiró y miró por quincuagésima ocasión el papel con los datos mientras el avión aterrizaba en la pista. Sí, se estaba intentando distraer con algo porque, conforme pasaba el tiempo, más y más nervioso se ponía... y no le ayudaba para nada que la mayoría de los pasajeros ftuvieran rasgos orientales. Más de uno le miraba, como intentando reconocer en sus ojos grandes y su cabello rubio algún guiño oriental, pero nada. Se sentía relegado y algo miserable, por qué no. "Concéntrate" se intentó traer de vuelta a la realidad. Se concentró en la foto que le habían adjuntado. Un muchacho de rasgos orientales, cabello negro, cejas algo gruesas, y hasta apuesto en cierto modo. Debería de vestir vestimentas tradicionales, con la parte superior de color rojo, para que Raivis le identificara con más facilidad... o eso le habían dicho. Pero antes de que pudiera seguir analizando la exótica belleza oriental presente en el azabache de su anfitrión, la voz de una señorita dijo algo (primero en el bendito CHINO, luego en inglés) sobre que ya podían bajar. Pestañeó: ni siquiera se enteró de en qué momento el avión se había detenido.

Tomó sus maletas y como en un sueño, caminó hasta la terminal, toda ella de acero y cristal y plagada de honkoneses, taiwaneses, chinos y quién sabe que más orientales, todos hablando en una lengua que no entendía y que le hizo pestañear. ¿Su primer reacción? Retroceder hasta chocar con la pared, donde se quedó rezagado con el corazón a todo lo que daba, intimidado y hasta asustado, temblando como un flan ante el nuevo mundo que se presentaba ante él. ¿Y cuánto tiempo se supone que el honkonés le iba a tutorear? ¿Aguantaría? Lloriqueó y rezó por que así fuera... y de paso, rezó para que el oriental se diera prisa.
avatar
Letonia

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 29/09/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De cómo el mundo le persuadió a estudiar... CHINO.

Mensaje por Letonia el Mar Oct 12, 2010 3:17 pm

No le dio tiempo a entrar en pánico por mucho que lo hubiera deseado, pues antes de que se diera una silueta se había acercado paulatinamente a él, hasta terminar frente a frente. El letón tembló un poco al reconocer las vestimentas tradicionales, lo cual quería decir que, sin lugar a dudas, él era su anfitrión. Le amargó un poquito la existencia el notar que el honkonés (con todo y su herencia asiática) era indudablemente más alto que él. La culpa era de Iván. Fuera de la altura, una cosa era verlo en fotografía y otra muy distinta era verle en carne y hueso: cabello negro, ojos oscuros, piel fina como la porcelana china. ¿Y eso era una media sonrisa, o se lo había imaginado? Era tan tenue que no sabría decirlo.

...Perfecto, apenas le habían hablado y ya había entrado en pánico. Quizás sería más conveniente tranquilizarse un poco... como le decían sus hermanos: "No te va a comer vivo". Ok, quizá no sabía lo que era "Nihao" o como se dijera, pero el resto si lo había entendido.

-U-uh... th-thank you -Reaccionó tan rápido como su cerebro se lo permitió, esbozando en su rostro una sonrisa amable, algo más marcada, pero notablemente más nerviosa. Seguía temblando como una gelatina, después de todo. -I-it's a p-pleasure to m-meet you... I-I'm... Latvia... -Tartamudeó. En las bocinas, avisaron algún vuelo. El letón extendió su mano para estrechar la del oriental, pero no logró su cometido a tiempo al verse interrumpido a medio camino por una naranja que le cayó en plena cara. Sí, una naranja le había golpeado y le había dejado un ojo que le hacía parecer panda. Un leve quejido escapó de sus labios y miró a su alrededor para saber de donde había venido el golpe, y antes de que se diera cuenta una tierna viejecita casi se materializó ante él, recogiendo la naranja perdida que se le había salido disparada del bolso por un mal cálculo y pidiéndole disculpas al letón... en chino.

En primera, sólo el tenía suficiente mala suerte para que algo tan ilógico como un naranjazo en pleno aeropuerto le pasara, y en segunda, no sabía chino. Sin darse cuenta, retrocedió hasta quedar al lado de Hong Kong, con una cara que dejaba bien en claro que no tenía ni idea de qué responder. -E-esto... -Tartamudeó, mirando a su anfitrión con cara de perrito, temblando y frotándose el ojo morado. -¿Q-qué dijo? -Preguntó.
avatar
Letonia

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 29/09/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De cómo el mundo le persuadió a estudiar... CHINO.

Mensaje por Letonia el Mar Oct 12, 2010 3:54 pm

Fuera que se aguantó las ganas, o que realmente no le había causado gracia el absoluto, el oriental no se rió y Letonia mentalmente le agradeció el gesto. También agradeció el hecho de que hubiera intervenido por él y, por qué no, hasta le agradeció a la viejecita el detalle de haberse disculpado. Lo del naranjazo no era nada nuevo, siempre recibía golpes o se accidentaba con cualquier objeto (Incluso aquellos a prueba de accidentes, vaya, había sido realmente vergonzosa esa ocasión en que se quedó atrapado dentro de una casita de juguete) así que un simple naranjazo no era algo de lo que preocuparse mucho.

-¡N-no te preocupes, e-estoy bien! -Contestó de inmediato. -S-siempre me pasan estas cosas, a-así que ya me he a-acostumbrado...-Sonrió, sin darse cuenta que el "siempre me pasan estas cosas" no hablaba muy bien del ambiente en que se desarrollaba. De haber sido Rusia, ya le habría magullado por andar "diciendo cosas de más", seguramente, pero por sí mismo le costaba darse cuenta de ello. -S-sólo que pareceré un p-panda por un tiempo... -Soltó una risita, acariciándose un poco el ojo herido. Mmm... quizás un parche no le vendría mal.

Parpadeó al notar el gesto del oriental. Igualmente no llevaba mucho equipaje, de hecho iba algo ligero. No tenía muchas pertenencias que llevar consigo. -¿E-está seguro? -Preguntó tímidamente, enrojeciendo apenas un poco. Definitivamente tenía que trabajar en sus habilidades sociales,era tan tímido que se sonrojaba hasta cuando tenía que pedir un helado en la tienda más cercana. Aunque por otro lado... si las llevaba el sólo y se tropezaba... -M-muchas gracias... p-perdón por las molestias. -Murmuró, tímidamente dejando una maleta en su poder: la que estaba cargada de vendas e instrumentos de primeros auxilios, la que Eduard tanto le insistió (más bien le rogó) en llevar. Estaría más a salvo con el honkonés.

Mmnn... ¿Se preguntaba si de casualidad no habría empacado un parche por ahí...?
avatar
Letonia

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 29/09/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De cómo el mundo le persuadió a estudiar... CHINO.

Mensaje por Letonia el Mar Oct 12, 2010 4:17 pm

Dudó un poco al ver la silenciosa insistencia de Hong Kong, pero terminó cediendo con un suspiro y dándole la otra maleta. Bueno, aunque se quedara sin nada que cargar, de todos modos ya podría regresarle el favor que le haría con las maletas y con el idioma. Podría quizás invitarle él mismo a su casa un día de estos, y llevarle las maletas él. También podría ocuparse de algunas tareas domésticas mientras estuviera bajo su techo, esas cosas lavar los platos, los pisos... tenía bastante experiencia en eso y no sólo porque Toris le hubiera enseñado, si no porque Rusia le obligaba a hacerlo.

Hong Kong parecía ser una persona calmada y seria, algo callada, quizá, pero no dudaba que eso fuera bueno para calmar un poco los nervios constantes a los que se veía sometido. A veces Sealand también le crispaba los nervios y no sabía como reaccionar... menos mal que ahora podría descansar "un poco". de eso.

-Ah... S-sí... e-ese es mi nombre humano... -Se sonrojó. -N-no muchas personas me ll-llaman por él, a-así que n-normalmente se me o-olvida mencionarlo... l-lo sien-... -No terminó la frase cuando una mano ya estaba en su ojo. -¿Eh? -Espera... ¿"Mejor"? Lo... lo había... ¿Preocupado?

El sonrojo de hace un momento parecía palidez cadavérica comparado al que le estaba dando en estos momentos, juraba que echaría humo de un momento a otro. -¡S-sí, ya me siento m-mejor! -Balbuceó entre tartamudeos, antes de mirar al suelo. Qué pena, qué pena. -E-este... ¿V-vamos?
avatar
Letonia

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 29/09/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De cómo el mundo le persuadió a estudiar... CHINO.

Mensaje por Letonia el Dom Oct 17, 2010 1:50 pm

Fue como si todo ya estuviera premeditado, las manos de su anfitrión levantando su rostro con elegancia para luego mirarle a los ojos, muy para la alarma del báltico... y se perdió en los ojos del oriental. Así de fácil. Por un lado era comprensible, ya que de ese tipo de miradas no había en su tierra natal, y era la primera vez que se enfrentaba a unos ojos oscuros y rasgados que parecían calar hasta su alma... sí, debía ser eso.

Luego quitó la mirada y se dedicó a seguir al de pelo negro, pero a pesar de ya no estarle mirando fijamente, su mirada azabache y miel había quedado grabada como con cincel en su cerebro y no pudo percibir gran cosa. Gente, más gente, piso... los mismos ojos negros de antes... más gente, más piso. ¿El otro le estaba mirando, o era su imaginación? Gente, piso, puertas, luz del sol... ¿Eh? ¿Sol?

El letón despertó de su trance hipnótico gracias a la luz y el calor del sol del estacionamiento, y parpadeó, dándose cuenta que no tenía ni la más remota idea de cómo y cuándo había llegado ahí... una gota resbaló por su nuca. ¿Tan ido se había quedado tras mirar sus ojos?

Miró a su alredor, dándose cuenta de la diferencia que había entre éste lugar y su país, después de todo, no había tenido oportunidad de visitar Asia hasta hoy... pero nunca se lo agradecería a Iván. No. A ese sujeto no tenía nada que agradecerle, y si lo hacía, fácilmente se podía aprovechar de eso. Decidió disimular su letargo y sus pensamientos negativos soltando... cualquier frase que sirviera para desviar el tema de su mente. -Lo... l-lo siento, me... m-me despisté. -Se disculpó, a falta de más que decir.
avatar
Letonia

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 29/09/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De cómo el mundo le persuadió a estudiar... CHINO.

Mensaje por Letonia el Mar Nov 23, 2010 4:18 pm

El asiático se cubrió la boca con la manga, provocando que Raivis se preguntara lo que estaba haciendo. Aún así, le pareció un gesto adorable.

La puerta le fue abierta y por un momento titubeó y se preguntó si su anfitrión no le habría confundido sin querer con una chica. Miró su reflejo en la ventana del auto por un momento y sintió como le caía un balde imaginario de agua fría al notar su aspecto aniñado... una vez más. Con los muslos algo carnosos, y el trasero un tanto más redondo y relleno, fácilmente podría disfrazarse de chica. Tenia unas caderas si bien no dignas de diosa de la fertilidad, algo más prominentes que el promedio, acentuadas por una cintura ligeramente curveada. Al menos por la parte inferior, podría fácilmente hacerse pasar por chica... una chica plana y un tanto "no tan curva", pero chica al fin.

Se metió al auto de cualquier modo, y justo a tiempo, pues en el reflejo de la ventana se veía el ligero sonrojo que empezaba a teñir las mejillas del oriental. -M-muchas gracias. -Titubeó de nuevo y le dedicó una sonrisa tímida, intentando alejar de su mente la autocrítica a la que se había sometido. Le hacía feliz, en cierto modo... Hong Kong era todo un caballero.

Una sonrisita cruzó por sus labios y se sonrojó casi imperceptiblemente... pero decidió atribuirlo al calor que hacia en el automóvil. -E-esto... ¿N-nos sentamos juntos? -Preguntó, con su corazon rezando disimuladamente al cielo por que la respuesta fuera "sí".
avatar
Letonia

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 29/09/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De cómo el mundo le persuadió a estudiar... CHINO.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.